Vuelta

Escribir otra vez es peor que escribir por primera vez.

Es difícil descontraer los músculos de las malas posturas y adaptar los ojos a la distancia precisa. O al menos, sacar todo el partido posible a no saber mirar.

(Tienes razón.

Es un voluntario trastorno de la voluntad, pero la filosofía no prescribe medicación)

Anuncios

About this entry